Cosas que debe saber sobre la diabetes en los ancianos

Cosas que debe saber sobre la diabetes en los ancianos

diabetes en los ancianos

Muchos factores contribuyen al envejecimiento, ya que el cuerpo se vuelve más débil y menos resistente con el tiempo. Son susceptibles a muchos problemas de salud, especialmente los relacionados con la edad. Para los ancianos, la diabetes se convierte en un gran problema.

Una condición diabética ocurre cuando el cuerpo no produce insulina o cuando produce insulina insuficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo. Las personas mayores con diabetes requieren atención y cuidados especiales porque tienen más probabilidades de desarrollar complicaciones que las personas de mediana edad.

Como los problemas de la diabetes agravan los problemas del envejecimiento, los ancianos corren el doble de riesgo. Las complicaciones diabéticas presentan más dificultades en el manejo de los niveles de glucosa en sangre en los ancianos.

Con eso en mente, es importante saber cuáles son las complicaciones de la diabetes y cómo limitan la calidad de vida de una persona, los factores asociados y las formas de controlarlas de manera efectiva.

¿Qué es la Diabetes?

La diabetes se produce cuando el cuerpo no responde a la insulina, que es una hormona que regula los niveles de azúcar en la sangre. Cuando esto sucede, sus células comienzan a tener problemas para absorber la glucosa (azúcar), lo que conduce a niveles altos de azúcar en la sangre. Esto eventualmente puede conducir a daños en los órganos, incluyendo insuficiencia renal y enfermedades del corazón.

Las personas mayores deben conocer los síntomas de la diabetes para que puedan comenzar el tratamiento temprano y evitar que ocurran complicaciones más adelante.

tipos de diabetes

tipos de diabetes

La diabetes viene en los tipos 1 y 2. En cada condición, su cuerpo no produce suficiente insulina para transportar la glucosa desde el torrente sanguíneo a las células.

  • Diabetes tipo 1: Conocida como “diabetes juvenil”, Afecta a niños y adultos jóvenes. Básicamente, es una enfermedad autoinmune que destruye las células pancreáticas productoras de insulina. Es una condición autoinmune en la cual el cuerpo ataca y mata las células pancreáticas productoras de insulina en el páncreas. Si no se trata, los niveles de azúcar en la sangre aumentan y provocan complicaciones graves. Este tipo de diabetes se puede controlar con dieta y ejercicio, pero no se puede curar.
  • Diabetes tipo 2: La diabetes tipo 2, una condición metabólica, se desarrolla cuando su cuerpo no puede usar la insulina adecuadamente. Los estilos de vida poco saludables suelen ser responsables de esto, como comer demasiada azúcar y no hacer suficiente ejercicio. Este tipo de diabetes se puede tratar con medicamentos o cirugía.

Factores de riesgo de la diabetes en el anciano

Existe un alto riesgo de que las personas mayores desarrollen diabetes, especialmente si tienen uno de estos factores de riesgo:

EDAD

A medida que envejecemos, nuestros órganos y células no funcionan tan bien como cuando éramos más jóvenes. Esto hace que el cuerpo sea menos capaz de regular los niveles de azúcar en la sangre, especialmente durante el estrés. La edad es la principal causa de la disminución de las capacidades físicas y cognitivas, haciéndolos más vulnerables a las complicaciones de la diabetes.

HIPERTENSIÓN (PRESIÓN ARTERIAL ALTA)

La hipertensión es un factor de riesgo importante para la diabetes en los ancianos. También aumenta la probabilidad de otros problemas de salud graves, como derrames cerebrales y enfermedades cardíacas. Ambos tipos de diabetes están asociados con la presión arterial alta.

HISTORIA FAMILIAR

antecedentes familiares de diabetes

Si tienes uno antecedentes familiares de diabetes, usted puede tener una predisposición genética a la condición. Existe una gran posibilidad de que la genética pueda contribuir a su riesgo de desarrollar la enfermedad si tiene familiares con la enfermedad. Las posibilidades de heredar la diabetes tipo 1 son mayores que las del tipo 2, pero cualquier forma puede transmitirse genéticamente.

RAZA/ETNICIDAD

Las diferencias raciales y étnicas en la prevalencia de la diabetes se deben en gran medida a las diferencias en la distribución de los factores de riesgo. Cuando dos o más personas pertenecen al mismo grupo racial o étnico, puede haber amplias variaciones en las tasas de incidencia.

OBESIDAD

Ambos tipos de diabetes tienen más probabilidades de desarrollarse cuando una persona es obesa o tiene sobrepeso. Las personas mayores obesas corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes, especialmente si el sobrepeso está asociado con otras afecciones, como presión arterial alta o colesterol alto.

MEDICAMENTOS

La diabetes puede ser provocada por ciertos medicamentos que se usan para tratar la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas o la depresión en los ancianos. No tomar medicamentos prescritos principalmente relacionado con la diabetes, puede conducir a problemas graves.

FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA

diabetes en los ancianos

La inactividad también aumenta el riesgo de desarrollar diabetes. Esto se debe a que su cuerpo no hace el ejercicio que necesita, lo que provoca que el páncreas libere demasiada hormona insulina.

Síntomas de la diabetes en los ancianos

Cuando se trata de diabetes, los síntomas típicos que las personas asocian con la enfermedad no son los mismos en los pacientes de edad avanzada. Estos síntomas a menudo difieren entre la diabetes tipo 1 y tipo 2; sin embargo, es importante señalar que los síntomas de ambos tipos pueden afectar a los ancianos.

  • Aumento de la sed y la micción – Las personas mayores tienen más probabilidades de tener problemas para controlar la sed y la micción debido a la aparición de otros problemas de salud relacionados con la edad. La ingesta incontrolable de agua suele ser difícil para las personas mayores, ya que puede confundirse con simplemente tener sed.
  • Experimentar fatiga excesiva – La fatiga es un síntoma común de la diabetes, principalmente debido a la mala circulación sanguínea. Esto puede afectar la calidad de vida de las personas mayores, especialmente si tienen dificultades para realizar sus actividades diarias.
  • Heridas de cicatrización lenta – Las heridas o cortes en la piel pueden tardar más en sanar en personas mayores con diabetes. Esto se debe a que su sangre no fluye tan bien como la de las personas más jóvenes.
  • problemas de encías – Las infecciones de las encías son un efecto secundario común de la diabetes en los ancianos, generalmente causadas por una higiene dental deficiente y niveles bajos de azúcar en la sangre.
  • Visión borrosa – Los problemas de visión suelen ser el primer síntoma de la diabetes. Cuando los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos, dañan los vasos sanguíneos de los ojos. Esto dificulta el enfoque de los ojos, especialmente cuando se miran objetos cercanos.

Tratamiento de la diabetes en el anciano

Hay varios tipos de tratamientos para la diabetes disponibles para las personas mayores, como

1. Ejercicio

ejercicio adulto mayor

El ejercicio es una gran manera de mejorar la salud de su cuerpo y mente. Te ayuda a ponerte en forma, perder peso y sentirte con más energía.

Además, funciona bien para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Ayuda a reducir la glucosa en la sangre al aumentar la sensibilidad a la insulina y reducir la cantidad de insulina que necesita producir para procesar el azúcar en la sangre.

El ejercicio regular también puede ayudar a prevenir o retrasar las complicaciones de la diabetes, como la ceguera, la enfermedad renal y la enfermedad cardíaca.

2. Dieta adecuada

Una dieta adecuada es la mejor manera de controlar la diabetes. Comer una dieta bien balanceada, especialmente ejercicio, ayudará a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre.

Debe saber cómo es una dieta para diabéticos, ya que puede ser el factor clave para reducir los niveles de azúcar en la sangre. Su médico puede sugerirle que pruebe una nueva dieta si tiene problemas para controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Una dieta sana y equilibrada con la cantidad adecuada de calorías, carbohidratos y grasas en la dieta puede ayudarte a controlar tus niveles de azúcar en la sangre y evitar que aumenten.

3. Medicación adecuada

Los pacientes con diabetes deben tomar sus medicamentos exactamente según lo prescrito por su médico para que puedan mantener sus niveles de glucosa en la sangre dentro del rango normal.

No solo en los ancianos, la medicación es fundamental para prevenir complicaciones y mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre. A veces se usa como sustituto de la insulina o las pastillas de glucosa.

Es importante tener en cuenta que no todos los medicamentos son seguros para los adultos mayores con diabetes. Algunos pueden causar efectos secundarios graves, como mareos, confusión, náuseas y dolor de estómago intenso.

Si toma medicamentos para la diabetes con regularidad, es importante asegurarse de comprender cómo funcionan los medicamentos para saber cuándo y cómo tomarlos.

4. Controle su presión arterial

controlar su presión arterial

Controlar la presión arterial es importante para todas las personas con diabetes, pero es especialmente esencial para los adultos mayores. La presión arterial alta pone a su cuerpo en mayor riesgo de enfermedades del corazón, insuficiencia renal y ceguera. Mantener la presión arterial bajo control es importante para evitar estas complicaciones.

5. Chequeo periódico

La mejor manera de hacer un seguimiento de su tratamiento es hacerse chequeos regulares con su médico. Su médico se asegurará de que esté realizando cambios saludables y podrá identificar cualquier problema que pueda surgir durante el tratamiento.

Debe mantener informado a su médico de cualquier cambio que note. Si sospecha que sus niveles de glucosa en sangre son demasiado altos, repórtelos y tome medidas para regularlos. Con chequeos regulares, su médico puede ayudarlo a controlar su diabetes y prevenir complicaciones a largo plazo.

6. Evitar los malos hábitos

evitando los malos hábitos

La clave para controlar la diabetes es evitar los malos hábitos. La consistencia es la clave del éxito cuando se trata de mantenerse saludable. Esto significa que los cambios en el estilo de vida deben hacerse lo antes posible.

Fumar, por ejemplo, es un mal hábito común para las personas con diabetes. Fumar aumenta el riesgo de enfermedades del corazón y complicaciones pulmonares y puede conducir a mala circulación y daño a los nervios en el cuerpo.

El alcohol también es un mal hábito para las personas con diabetes. Si se consume en exceso, puede causar niveles altos de azúcar en la sangre, lo que puede provocar problemas de salud.

Debes evitar estos malos hábitos para mantenerte saludable y evitar desarrollar futuras complicaciones.

pensamientos finales

Es importante recordar que la diabetes en los ancianos no es inevitable. Muchos de los problemas asociados con ella se pueden prevenir o tratar.

Deje de ignorar su salud y comience a tomar medidas para mejorarla rápidamente. Después de todo, nunca se sabe cuándo necesitará controlar su diabetes.

nosotros en Serenity Senior Care nos enorgullecemos de asegurar que todos nuestros pacientes reciban la mejor atención. Brindamos diversos servicios que nos permiten satisfacer las necesidades específicas de nuestros clientes.

no dude en Contáctenos hoy para obtener más información sobre cómo podemos ayudarlo. Estamos listos para satisfacer sus necesidades y brindarle lo mejor que podemos ofrecerle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *